¿CÓMO TENER EL MEJOR ROMANCE DE TU VIDA?

Tal vez este sea uno de los interrogantes que muchos tenemos gran parte de nuestras vidas. Qué difícil es encontrar a alguien con quien compartir y mucho más con quien sentirnos plenos y felices. En un mundo cada vez más globalizado, es más común encontrar cada vez más personas que piensan que es muy difícil encontrar ese compañero de vida ideal.

Ese fue mi sentir durante años y tras muchas relaciones difíciles terminé por decretar que lo mejor era quedarme sola para siempre. Gracias a una de esas experiencias dolorosas terminé haciendo un proceso de transformación mental que me permitió ver mi responsabilidad en esas complicadas relaciones y que yo no era la víctima del mundo.

Después de un tiempo sola en este proceso comencé a darme cuenta de que había tenido olvidada por muchos años a la persona más importante de mi vida: yo misma. Fue un momento muy impactante darme cuenta de que me había dejado abandonada a mí misma a mi suerte y que me había gastado mucho tiempo tratando de buscar el amor donde jamás lo iba a encontrar. En alguien más afuera de mí.

Elegí quedarme sola durante este proceso para poder intimar conmigo misma y poder llegar a conocerme. Esto suena muy raro pero lo cierto es que yo no sabía quién era ni qué quería. Comencé poco a poco a permitirme sentir lo que había dejado guardado durante tanto tiempo. Darme cuenta de que yo no era culpable y que hice lo mejor que podía en cada situación, me permitió iniciar un trabajo de perdón conmigo misma y con mi historia familiar. Hacer esa limpieza emocional y mental que estaba pendiente. El autor Italiano Walter Riso en su libro Enamórate de ti, nos recuerda que de pequeños nos enseñaron el cuidado personal físico, pero que nunca nos enseñaron del cuidado psicológico y la higiene mental.

Con ayuda de una Fuerza Superior a mí y de otras personas que habían pasado por lo mismo, comencé poco a poco a aprender a amarme, era algo totalmente nuevo y extraño para mí porque nadie me lo había enseñado, así que fue un proceso lento pero muy hermoso. Poco a poco empecé a sentirme cómoda con mi propia compañía y con mi soledad.

Un día, después de practicar cada día este amor hacia mí misma, llegué a la experiencia real de sentir ese único y verdadero romance posible. Ese amor incondicional que me merezco por ser la persona más importante de mi vida. Ese fue el regalo por disponerme a hacer las cosas de forma diferente y abrir mi corazón a una nueva forma de vivir. Ahí me di cuenta de que no necesitaba otra persona para sentirme completa y feliz. Cómo nos comparte Riso “El amor empieza por casa. Tu primer amor es el que se dirige a ti mismo y en ese primer idilio aprenderás a amar la existencia u odiarla”

Hoy, independientemente de si estoy sola o acompañada, mi desafío es seguir practicando para tener el mejor romance de mi vida… conmigo misma.

0 0 votos
Califica el artículo
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x
Abrir chat
¿Tienes dudas?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?